Todas las claves para vivir ‘Las mil y una noches’ en Nova

0
9

Una Sherezade empoderada

Esta versión también tiene como protagonista a una Sherezade (Bergüzar Korel), que también es una mujer valiente, decidida e inteligente. No sólo es una brillante y premiada arquitecta, sino que también es una abnegada madre que lucha por sacar adelante sola a su hijo. Es, simplemente, una mujer del siglo XXI que ha hecho de la conciliación su modus vivendi.

Sin embargo, pese a todos sus méritos vuelve a chocar con ese techo de cristal al que deben enfrentarse tantas mujeres. Ejerce a la perfección sus responsabilidades, cumple perfectamente con sus obligaciones, resuelve brillantemente los problemas; pero oculta su maternidad porque teme las consecuencias que pueda tener en su trabajo.

¿Qué pasaría si su jefe, que no le perdona llegar unos minutos tarde, descubriera que es madre? ¿La consideraría como una madre o como una mujer que dio a luz?

Un Onur decimonónico

Y el silencio de Sherezade es comprensible dada la actitud de su jefe. “No te fíes de las mujeres” es la primera frase que oímos pronunciar al personaje interpretado por Halit Ergenç. Y no es casualidad que fuera justo esa cita del libro de ‘Las mil y una noches’ la seleccionada para presentarnos a Onur. ¿Por qué? Porque esa es la mejor descripción de este individuo.

Onur es demasiado duro, demasiado inflexible, demasiado desconfiado, demasiado frío… En definitiva, es demasiado misógino porque sería imposible enumerar todas y cada una de las frases despectivas hacia las mujeres que pronunció en el primer capítulo de esta historia.

Onur no sólo no se fía nada de nada de las mujeres, sino que además tiene el peor concepto de ellas. La pregunta es de dónde viene esa actitud. ¿Por qué esa desconfianza absoluta? ¿Por qué esa percepción de que todas las mujeres son iguales en el peor sentido? ¿Tal vez del hecho de que su padre se fuese con otra mujer? ¿Es posible que algo así provoque un trauma de tal magnitud?

¿O acaso es una coraza que se ha colocado para no sufrir?

Si partimos de la base de que es el protagonista masculino, es decir, el héroe, ¿cómo conseguirán que empaticemos con un personaje al que detestamos cada vez que abre la boca? ¿Cómo lograrán convertir a este gañán en el galán de la historia?

La noche negra

El eje central de toda la trama parte de una “noche negra”. Parte de la desesperación de una madre dispuesta a hacer todo lo que haga falta por salvar a su hijo. Desde suplicar la ayuda de un suegro que la aborrece a llamar a todos cuantos conoce para pedir su colaboración.

Y ese todo incluye también aceptar la propuesta más indecente que pueda concebirse. Sherezade acude a su jefe buscando un préstamo, pero él le hace una contraoferta.

Será él quien le dé el dinero que necesita, pero lo hará a cambio de que ella pase una noche con él. La primera reacción de Sherezade es levantar la cabeza con toda su dignidad y responderle como se merece. Pero tras la primera reacción visceral, llega la reflexión, el análisis y la rendición.

Sherezade no tiene otra salida. No hay otra solución. No hay alternativa. No hay un plan B. Y no hay nada que una madre no haga por sus hijos. Así que Sherezade dice sí. Y se vestirá de negro para vivir una noche negra. Y llorará en una noche negra para no tener que llorar por su hijo. Porque Sherezade no solo dio a luz, sino que también es madre.

La decisión de Sherezade la ensalza ante nosotros porque se olvida de ella misma para pensar única y exclusivamente en su hijo. Y, a la vez, hunde, aún más, ante nuestros ojos a Onur por aprovecharse de la vulnerabilidad de una mujer en apuros. ¿Se puede ser más miserable?

Y ahora toca esperar para conocer las consecuencias que tendrá esa noche negra. ¿Podrán hacer como que no ha pasado y seguir trabajando con normalidad? ¿Mantendrán el secreto o confiarán a alguien lo sucedido? ¿Confesará Sherezade para qué necesitaba el dinero? ¿Cuál será la reacción de Onur al descubrirlo? ¿Mantendrá su misoginia o reconocerá la valentía de Sherezade? ¿Será Sherezade la mujer que consiga que Onur comprenda que no todas las mujeres son iguales?

¿Y ahora qué?

Pero, sobre todo, la gran duda está en comprobar cómo evolucionará la relación sentimental entre Sherezade y Onur porque la experiencia dice que habrá romance entre ellos. Pero, ¿cómo se planteará? ¿Cómo nos convencerán de que esa relación es posible y creíble?

Evidentemente el recurso del flechazo ha quedado totalmente descartado porque ambos personajes no se soportaban antes de la noche negra y no parece probable que la situación mejore. Queda la opción del irse conociendo poco a poco, pero ¿lograrán olvidar las circunstancias de su primera noche juntos? ¿Será Onur quien reconozca su tremendo error o será Sherezade quien actúe con generosidad?

Si nosotros no podemos dejar de pensar en esa propuesta irrespetuosa, indecente, inmoral e inolvidable. ¿Cómo nos convencerán de que Sherezade pueda pasar página? ¿Será capaz de perdonar y/o olvidar? ¿Y nosotros? ¿Conseguiremos borrar de nuestra mente una oferta tan ruin?

El papel de los amigos

Y en medio de todo, ¿qué papel jugarán Kerem, el mejor amigo de Onur, y Hakan, el confidente de Sherezade?

Ambos son los confidentes y pañuelos de lágrimas de los protagonistas. Son quienes mejor los conocen, pero, pese a esa confianza, ninguno sabe de la “complicada” relación entre la arquitecta y su jefe. Pero el interés en ellos no viene por ese “secreto”, sino por los sentimientos que se empiezan a intuir.

Kerem es el mayor defensor de Sherezade y su trabajo ante Onur. Y, aunque sus argumentos son sólidamente objetivos (¿qué importa que llegue un poco tarde si el trabajo está hecho y bien hecho?), también se intuye una simpatía especial. ¿Qué sucedería si Kerem aspirara a conquistar a Sherezade? ¿Le contaría Onur lo que pasó? ¿Se mantendría al margen o maniobraría para evitar esa relación? ¿Serán los celos hacia Kerem los que provoquen el cambio de Onur o se reafirmará en sus ideas preconcebidas sobre la maldad congénita de las mujeres?

En cuanto a Hakan, por ahora, es el mejor amigo incondicional de Sherezade, capaz de vender su coche para ayudarla, pero ¿aspira a ser algo más?

Una familia a distancia

Pero Sherezade no solo tiene que lidiar con una situación laboral complicada, con la leucemia de su hijo, con una delicada relación con su jefe, sino que, además, debe hacer frente al odio que su familia política siente hacia ella. Hasta ahora parece que consiguieron mantener la distancia. Ni Sherezade se acercaba a ellos, ni ellos molestaban a Sherezade. Sin embargo, la enfermedad de Kaan puede ser un punto de inflexión en esa relación.

Sherezade volvió a mostrar toda la dignidad de una madre al ir a pedir la ayuda de un abuelo para salvar la vida de un niño. Y el abuelo mostró toda la soberbia, el egoísmo y la crueldad de la que es capaz al decir que podría ayudar a miles de niños con una donación a un hospital, pero no salvará a ese niño.

Lo único positivo es que una madre entiende mejor que nadie a otra madre y la abuela se ha convertido en la mejor aliada de Sherezade, aun a riesgo de sufrir la furia de Burhan. ¿Seguirá Nadide al lado de su nuera o se plegará a los deseos de su marido? ¿Recapacitará Burhan?

Y no podemos perder de vista a los cuñados. Los hemos visto poco, pero la intuición ya nos dice que Ali Kemal y Füsun pondrán todo de su parte para mantener a Sherezade y Kaan lejos de la familia y, sobre todo, lejos de los negocios y el dinero familiar. ¿Qué pasaría si Burhan descubriera que fue Ali Kemal quien enfadó a Ahmed el día del accidente? ¿Será para ocultar ese secreto que quieren a Sherezade bien lejos? ¿Será para asegurarse que su bebé sea el gran heredero del imperio familiar y no el hijo de Ahmed?

La Sherezade de la literatura consiguió salvar su vida y cambiar el concepto que el sultán tenía de las mujeres, ¿conseguirá esta nueva Sherezade lo mismo que su tocaya? Esa es solo una de las muchas y variadas razones que hay que vivir cada día ‘Las mil y una noches’ en Nova.

Fuente Objetivo TV

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here